Para comprender acabadamente la noción que queremos transmitir con nuestro slogan debemos referirnos a la expresión “Paciente” en el estricto sentido de ser atendidos por el sistema de salud.

En el diccionario “Paciente” significa: resignado, sufrido, sumiso, dócil, manso, obediente, sometido, humilde, apacible, calmado, sosegado, sereno, tolerante, pasivo, benévolo, condescendiente, imperturbable, inmutable, enfermo, afectado, dolorido, convaleciente, firme, resistente, duro, inquebrantable.

En materia de salud ¿Quiénes son pacientes? Todas las personas independientemente de su sexo, posición económica, educación, raza, religión, origen nacional, orientación sexual, estado civil, o del pago por la atención que reciba.

Para mayor entendimiento del concepto basta con citar el caso del mismo PAPA JUAN PABLO II quien fue “paciente” durante mas de 20 años, y al final de sus días ejerció un derecho que nos corresponde a todos los pacientes, el derecho a morir con dignidad.  Por eso él prefirió quedarse en el Vaticano y no quiso que volvieran a internarlo.

Cuando un médico debe llevar su hijo al pediatra, o al odontólogo; cuando esa criatura va a ser atendida, ese niño es un paciente, y aunque su padre sea médico de profesión, éste pasará a ser ahora un “familiar del paciente”.

Creemos que decir “Yo no voy nunca al médico” o “Yo no soy paciente” es desconocer el significado de lo que implica en medicina ser “pacientes”.  Debemos entender que TODOS SOMOS PACIENTES.  Desde el presidente de la Nación, El Papa, los sacerdotes, ministros, diputados y senadores, comerciantes, profesionales, periodistas, amas de casa, bomberos, policías, empleados, obreros, deportistas, desocupados, artistas, estudiantes, docentes, cartoneros, empresarios, jubilados, padres, hijos, abuelos y médicos.

Maria Rosa Golia (Autora de nuestro Slogan)
Vicepresidenta ADEPACI
mrgolia@adepaci.org